jueves, 2 de abril de 2009

POEMA PREHISPANICO SOBRE EL MAÍZ

¿Qué comerán los hombres, oh dioses?
¡que descienda el maíz, nuestro sustento!

Después en nuestros labios puso maíz
Quetzalcóaltl. Para que nos hiciéramos fuertes .

El maíz blanco, el obscuro, el amarillo,
el maíz rojo, los frijoles,
la chía, los bledos,
los bledos de pez, nuestro sustento
fueron robados para nosotros.

Y también descubrió él
toda suerte de cacao,
toda suerte de algodón.

Pasaron luego, lo saludaron
le entregaron chiles, otras yerbas.


En Nonoalco junto a la tunas del Águila
donde hay flores de cacao, se va vistiendo.

La mazorca, en divina tierra
en palo de sonajas esta apoyada.

La flor del sustento, la flor que huele a maíz
Tostado.

Yo soy la mata tierna del maíz:
¡Una esmeralda es mi corazón: veré el oro del agua!

Cuál maíz otra vez sembraré.

Se estremecen las flores
las flores del cacao.

Cada primavera nos hace vivir,
la dorada mazorca nos refrigera,
la mazorca rojiza se nos torna un collar.

(FRAGMENTO)